Final de la aventura en Xauxelles

Con tristeza les presentamos el final del relato “La maldición de Xauxelles”.

Llega el momento más penoso de una historia: el final. La maldición de Xauxelles, llega, casi, a su epílogo. Recuerden que no es apta para cardíacos ni para menores de doce años. Es totalmente ficticia y cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Casi.

Final de la aventura en Xauxelles

El niño tenía los dientes como los de un tiburón. Los ojos negros  y la piel muy blanca. Era varios centímetros más alto que yo aunque yo tenía dieciocho años. Mediría un metro noventa, un metro ochenta y cinco, más o menos.  La madre sí que era más baja que el niño y que yo. Tenía los ojos blancos  y llenos de sangre. De la boca, cuando se enfadaba, tiraba sangre, y mucha y se le ponían los ojos negros. Cuando estaba tranquila o normal se le ponían los ojos blancos y la boca echaba saliva, era normal. Eso sí: estaba esquelética.

Y nos dijo el hombre:

-ésta es mi familia. Mi mujer, Marta Climent Lloret. Éste es mi hijo Axel Cerdà Climent. Y yo: Pere Cerdà Miralles.

Y de repente sonó el móvil de Axel. También era un iphone 6s . Pero lo más extraño aún es que tenía el tono “Olé Olá” de Pitbull de tono de llamada. Le pregunté el año en que nació el niño y me respondió una cosa que me puso los pelos de punta: mil novecientos cuatro. Se lo pregunté a la madre y me dijo: mil ochocientos setenta y dos. Se lo pregunté al padre y me dijo: mil ochocientos setenta y cuatro.

Y le dijimos Joan y yo:

-y…¿ cómo tenéis tanta tecnología?.

Y la madre riéndose  con una risa aterradora. Y dijo:

los fantasmas también sabemos adaptarnos a las nuevas tecnologías. Yo, trabajo en la fábrica Valor y, supuestamente, he nacido en mil novecientos setenta y dos.  Mi marido trabaja en el ayuntamiento de Villajoyosa, como veis en el coche, y, supuestamente, ha nacido en mil novecientos setenta y cuatro. Mi hijo va, actualmente, al IEs n3, al instituto que vas tú, tu amigo y tu otro amigo que está “fritico” en el coche, y, supuestamente, nació en el dos mil cuatro y va a tercero de la Eso.

Y os estamos dejando vivir por tu alta cualificación en estos trimestres y porque sabemos que, en un futuro, tú llegarás a ser guardia civil, Ricard. Y tu, Joan, amigo mío, sabemos que, en un futuro, llegarás a ser veterinario y vuestro amiguito Miquel que se ha quedado “dormidico” ahí, llegará a ser piloto. ‘

¡Ah! y, Ricard, me han contado que tú estás indeciso entre cuatro profesiones: guardia civil, bombero, director del Marcos Zaragoza o director del IEs n3. Yo te recomiendo o guardia civil o director del Ies n3 o director del Marcos Zaragoza.

Y, ahora, por haberos portado tan bien y haber sido tan valientes con nosotros, os invitamos a venir aquí cuando queráis con vuestros amigos y familiares.

Y se escucha a Joan:

Xé, si veniu a ma casa la meua mare fa les millors paelles del món. (Ché: si venís a casa mi madre hace las mejores paellas del mundo)

Y nos echamos a reír.

La maldición de Xauxelles
La maldición de Xauxelles

 

Vía | http://mestreacasa.gva.es/web/ies3lavila

Via | http://iesmarcoszaragoza.edu.gva.es/portal/

Vía | http://www.valor.es/es/

Vía | http://www.apple.com/es/iphone/

Vía | http://www.pitbullmusic.com/es

Vía | http://www.villajoyosa.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected by WP Anti Spam
Translate »