Feliz Navidad a todos

Feliz Navidad, desde Estrellas en azul, a todos los lectores, familia, amigos, seguidores,  y a los desconocidos que puedan aparecer por aquí.

Deseo que todo el mundo pase una Feliz Navidad. En ocasiones va a resultar difícil porque los acontecimientos de la vida, sobre todo los que no se pueden superar, dejan una huella indeleble. Pero se sigue vivo, en presencia de uno mismo y de los demás y hay que seguir adelante. Nuestra cultura ha fomentado el apego y es muy triste el perder algo que se estimaba, de una u otra manera.  Hay que hacer de tripas corazón y decir sí a la vida. No hundirse en lo negativo porque, alrededor, siempre quedan motivos para subir un escalón temporal.

Feliz Navidad a todos

Hubo un tiempo en que fui nadie. Sigo siendo nada porque soy un punto más entre los miles de seres, de frutos de la creación de Dios y hay formas inconmensurables, maravillosas, que son dignas de ser admiradas antes que a alguien que ni siquiera es. Pero un poco de amor de mi corazón espero que llegue tanto a las personas que quiero como a las que no quiero, a las que me amen o estimen como a las que me odien.

Lo siento por lo mal que lo he hecho y espero que, algún día, se pueda remediar. Espero que sirva para que todos sean felices y para aprender a no ser como yo. O igual no. Sólo deseo paz, felicidad, fuerza espiritual, amor, sabiduría, discernimiento, misericordia, entereza, cariño, ternura, acogimiento, esperanza… para todos. Por favor, no seáis como yo. Por favor, sed mucho mejores que yo. Más bajo no se puede caer pero más arriba sí se puede subir.  No intentéis ser perfectos mientras practicáis la imperfección. No queráis ser lo que no sois. Sed vosotros mismos y que nadie os impida ejercitar el derecho a elegir vuestra propia personalidad.

Pero, también, sed responsables y vigilad lo que hacéis. Mirad el daño que causáis con vuestra actitud y la ausencia de acción. Es decir, pensad en las consecuencias de vuestros actos. También en cómo los demás puedan tomárselos. Eso es empatía. Entonces, actuad. Claro, si los demás, aun así, se molestan, eso ya no es vuestro problema, siempre que vuestras acciones vayan encaminadas hacia un bien no justiciero pero sí justo, no libertino pero, sí, libre. El ser humano es bueno y, el querer ser integrado en una sociedad, el pretender ser reconocido, es lo que le lleva a realizar acciones no sensatas.

La amabilidad, lo positivo, el amor, es algo que debería existir sobre el planeta. La realidad puede ser igual de bella que lo espiritual. Aunque haya gente que piense que lo positivo es solo espiritual y lo real es negativo. El cielo, el mar, el monte, existen, son reales y son bellos. El terremoto, el maremoto y las tempestades también existen y son necesarios puesto que las placas tectónicas necesitan moverse y los vientos necesitan discurrir. En el ser humano está el no podar árboles para que contengan el exceso de agua, el no construir en lugares donde suelan desaguar los ríos ni en zonas donde pasen huracanes. Si prefiere correr el riesgo, que sea el gobierno quien lo impida y no permita que, por dar riqueza a unos pocos, muchos pierdan sus vidas.

Si ponemos el dinero como objetivo de la vida, se perderá más de lo debido o se sufrirá, sobre todo si se es una persona acostumbrada a recibir el dinero fácilmente y a no ganarlo con dureza.  Si se pone la persona y el colectivo como centro, será distinto y si uno sabe que, en la vida, las cosas no son sencillas de conseguir y asume el riesgo que conlleva trabajar duramente, ni lo notará en un momento dado.  Pero las mayores gratificaciones se consiguen haciendo felices a los demás, no dándoles lo que quieren si no lo que necesitan. Es muy distinto.

Feliz Navidad a todos. Espero sus comentarios y no dejen de seguir a mis compañeras.

Feliz Navidad

Vía | http://www.dudeklatero.com/los-diarios-o-blogs/

Translate »